Conoce a Jim

Our Legal Team Icon | The Vegas Lawyers

James “Jim” Kelly Esq.

ABOGADO Distinguido DE LESIONES PERSONALES EN LAS VEGAS

Hay muy pocos abogados de lesiones personales en Las Vegas con experiencia tan única e interesante como el abogado James (“Jim”) P. Kelly. Se especializó en biología durante sus años de licenciatura en la Universidad de California en Los Ángeles (“UCLA”), ex piloto de línea aérea, instructor de vuelo profesional, electricista oficial de un casino en el Strip, asistente legal de un juez de la Corte Suprema de Nevada y abogado asociado de una ex estrella de telerrealidad, Jim ha hecho muchas cosas interesantes en su carrera.

Toda esa experiencia y perspectiva le ha dado la experiencia necesarios para convertirse en un increíble abogado de lesiones personales. ¿Por qué? Debido a que no solo conoce la ley, también entiende las luchas que enfrentan las personas después de haber trabajado en una variedad de áreas diferentes.

Ya sea que esté negociando con una compañía de seguros o litigando un caso en la corte, hay pocos abogados que conocen los entresijos de la ley de lesiones personales como Jim. Sus vivencias le han dado una perspectiva que informa cómo aborda cada caso: siempre anteponiendo al cliente, aportando una actitud de compasión a la representación y buscando siempre la máxima justicia.

PERSPECTIVA

Un día, mientras se desempeñaba como instructor principal de vuelo en el aeropuerto de Santa Mónica, se le pidió a Jim que se reuniera con un posible estudiante. Cuando llegó para encontrarse con el estudiante, se sorprendió al ver que no era más que un tipo con una sonrisa de megavatios llamado Tom Cruise. Sí, el mismo Tom Cruise de la famosa película Top Gun.

La ironía de estar en una posición de enseñar a un actor famoso que protagonizó una película sobre ser un aviador naval no pasó desapercibida para Jim. Pero no era uno que se sorprenda por las estrellas o impresionado por la celebridad, continuó con su tarea y le enseñó a “Maverick” cómo volar y lo ayudó a obtener su licencia de piloto.

Mirando hacia atrás en esa experiencia, Jim nota que no lo veía como un gran detalle: “en mi mente, él es solo otra persona como cualquier otra persona” y que “creo que lo que él respetaba de mí era que yo realmente no me importaba quién era porque estaba más concentrado en si podía manejar el avión cuando se lo entregué como parte de su entrenamiento “.

Sonriendo, Jim comenta además: “¡Estaba más preocupado por asegurarme de que Tom Cruise no estrellara el avión y me llevara con él!” Manteniéndolo todo en perspectiva, agrega: “cuando estás a miles de pies sobre el suelo mirando hacia la tierra, rápidamente te das cuenta de lo pequeño e insignificantes que somos todos comparados con este poderoso planeta que llamamos hogar. El rascacielos más grande parece diminuto desde allí. La celebridad significa aún menos. Realmente lo pone todo en perspectiva “.

Es esta actitud la que convierte a Jim en un gran abogado. Tener la perspectiva correcta no es solo una gran parte de la vida, también es un ingrediente clave para ser un buen abogado. Muchos abogados se ponen nerviosos cuando van a la corte. Les preocupa cómo los percibirán los demás. No Jim. Su perspectiva informa su defensa. Ha mirado la vista desde 25,000 pies sobre la tierra y entiende lo que es importante: integridad, estar preparado, mostrar respeto por el juez y el tribunal y demostrar compasión por sus clientes.

COMPASIÓN Y JUSTICIA

Si quiere saber qué tipo de abogado es Jim, necesita saber sobre “June”. Era una señora que se dirigía al trabajo una mañana cuando, de repente, su vida cambió para peor. Otro vehículo la golpeó a gran velocidad. Recuerda haber pensado en el momento del accidente que era lo último que necesitaba que sucediera.

Pasando por un divorcio, ya estaba agotada financiera y emocionalmente. Ahora, sin culpa suya, ¡tenía otro problema en sus manos! “¡Esto no puede estar pasando!” ella recuerda haber pensado. Pero de hecho estaba sucediendo. El estrés mental pronto se convirtió en dolor físico. El dolor físico en cambio requirió atención médica, lo que significó gastos médicos y facturas.

June buscó a un abogado para que la ayudara con su accidente. Después de un año con el abogado, comenzó a preocuparse de que si fuera compensada por lo que tuvo que pasar. El abogado casi nunca la llamaría y cuando lo hizo, fue solo porque ella había llamado primero. Si el abogado apenas le llamaba a ella, ¿cuánto le importaba realmente ella o su caso, pensó? Un día, finalmente le llamo para pedirle que fuera a su oficina.

Cuando llegó, después de tomarse un tiempo libre en el trabajo, el abogado explicó que sería difícil recibir mucho por su caso. ¿Por qué preguntó June? Bueno, porque la compañía de aseguranza estaba siendo difícil, explicó el abogado y porque estaban minimizando sus lesiones basadas en una condición preexistente.

El abogado recomendó a June que aceptara la oferta de liquidación de $30,000 de la compañía de aseguranza. June se fue a casa esa noche profundamente deprimida por su situación y sintiéndose impotente. Una vez que su abogado se hiciera cargo de sus honorarios, ella ni siquiera tendría suficiente dinero para pagar sus facturas médicas. “¿Qué hice para merecer esto?”, Recuerda haber pensado mientras luchaba contra las lágrimas.

Al día siguiente en el trabajo, le mencionó a su colega por lo que estaba pasando, incluyendo el hecho de que su médico le estaba diciendo que necesitaría una cirugía de columna debido al accidente en algún momento en el futuro. Al ser testigo de su desesperación y depresión, su colega le dijo que dejara a su abogado y mencionó un bufete que podría ayudar.

Su colega le contó a June cómo este mismo bufete de abogados le consiguió un resultado increíble. El bufete se preocupó por él, mostró verdadera compasión y le consiguió un acuerdo que fue 5 veces más de lo que otros abogados le dijeron que valía su caso. Al día siguiente, June hiso una cita con ese bufete de abogados.

Ese bufete de abogados es donde Jim Kelly trabaja hoy en su rol como abogado de lesiones personales en The Vegas Lawyers. June se reunió con Jim y pasó casi una hora con él mientras le hacía una seria de preguntas buscando aprender lo más posible sobre su caso. Ella quedó instantáneamente impresionada de que él se preocupara lo suficiente por su caso como para tomarse el tiempo para entender.

Ella le contó sobre la oferta de $30,000 que la compañía de seguros había hecho anteriormente. “No te preocupes” le aseguró Jim. Le dijo que lucharía por ella y que entendía sus ansiedades y temores. Y ciertamente lo hizo porque finalmente se presentó una demanda. Después de un litigio agresivo y de mostrarle a la compañía de aseguranza lo que sucedería si el caso fuera a juicio, la compañía se rindió reconociendo que tenía una pelea real entre manos. June recibió más de $500,000 en la liquidación total de sus reclamos, una cantidad que fue más de 17 veces lo que la compañía de seguros ofreció originalmente y lo que su primer abogado recomendó que aceptara.

El día en que llegó su cheque de liquidación; June contuvo las lágrimas. ¡Los últimos tres años habían sido tan difíciles! Pasar por un divorcio, lidiar con las crecientes facturas y procedimientos médicos, fue demasiado. Mientras miraba su cheque, se dio cuenta por primera vez en tres años que se sentía libre y finalmente podía exhalar. “Ver la expresión de su rostro me hizo darme cuenta de por qué fui a la facultad de derecho”, recuerda Jim, y agrega “y es por lo que me presento todos los días a trabajar, para poder seguir ayudando a personas como June”.

UN BUEN ABOGADO DE LESIONES PERSONALES

Si está buscando un abogado de lesiones personales porque ha estado en un accidente automovilístico, un accidente de motocicleta o un accidente con un camión, necesita a Jim Kelly en su esquina. Aporta perspectiva, compasión y defensa experta en cada uno de los casos de sus clientes. Jim, que no es una persona extravagante ni un “gran hablador”, es el tipo de abogado que se centra en el caso de su cliente en lugar de tratar de mostrarse a sí mismo.

Jim Kelly Personal Injury Attorney | The Vegas Lawyers

702-707-7000

Con una licenciatura en biología de UCLA, Jim entiende cómo revisar y leer registros médicos. Su formación como piloto y su trayectoria como ingeniero le hacen aportar un enfoque muy metódico y minucioso a cada caso. Graduado de la clase chárter en la Facultad de Derecho de la Universidad de Nevada, Las Vegas, Jim tiene un historial laboral impresionante después de haber comenzado su carrera legal como asistente legal de la Corte Suprema de Nevada.

Pero lo que más distingue a Jim es su compasión por sus clientes y su compromiso de brindarles una excelente representación legal. Un gran abogado de lesiones personales es más que una colección de títulos. Un gran abogado de lesiones personales es una persona que realmente se preocupa por hacer una diferencia en la vida de alguien y hacer que vuelva al camino de la recuperación.

Contáctanos

Consulta Gratis y Confidencial